10 consejos para correr la maraton

10 CONSEJOS PARA CORRER UNA MARATÓN

La semana pasada hablé con un familiar porque estaba interesado en un entrenamiento para… ¡Para los amantes de las carreras! Siempre le ha atraído la idea de correr una maratón como la de Sevilla. Corriendo por el circuito a través de las calles sevillanas, vislumbrando la Giralda, la Plaza de España y la Maestranza, siendo un placer inigualable recorrer sus 42,196km.

La pregunta que él me hacía era: “¿correr una maratón es posible?”. Y la verdad que son muchas las personas que comparten la misma cuestión. Tal vez, tú seas una de esas, de las que nunca ha corrido antes, o que simplemente lo hace como una afición. Sea cuál sea tu punto de partida, siempre y cuando tengas el deseo, el objetivo y la voluntad de comprometerte, podrás hacerlo, te doy mi palabra. Incluso si tienes algún problema de salud y no puedes correrla, podrás recorrerla (aunque es cierto que hay casos excepcionales). Pero lo mejor está en la meta, donde lograrás esa sensación de satisfacción total, euforia y asombro de lo lejos que has podido llegar, a nivel físico y mental, cruzando la línea de llegada y alcanzando por fin tus objetivos. Pero, ¿por dónde tienes que empezar?

 

1. Ten el deseo, elige el objetivo y marca la meta de la maratón

El elemento más importante que influirá si cruzas esa línea de meta, o incluso si estás a punto de correr, es que seas consciente del objetivo por el cual corres la carrera. El objetivo de cada uno es diferente, pero tienes que saber el tuyo y tiene que ser convincente. ¿Por qué corres? ¿Estás apoyando una buena causa que es muy importante, estás marcando una nueva etapa de tu vida, estás probando un nuevo límite? Sea lo que sea, asegúrate de que es tan importante como para mantenerte concentrado.

2. Prepárate para comprometerte, convierte la carrera en tu prioridad

No es necesario ser un gran corredor, estar en buena forma o tener un estado físico perfecto para correr una maratón, pero sí hay que estar comprometido. Vas a necesitar entrenar durante 6 meses. Elige un período de tu vida, cuando esté todo estable y puedas predecir todo lo que viene. La consistencia es la clave para conseguir correrla, pero, eso sí, siempre con una programación de entrenamiento. Por lo que si no tienes los conocimientos suficientes para ello, lo mejor será que te pongas en manos de un entrenador personal profesional, para que te ayude en el proceso y asegures la consecución de tu objetivo y el éxito.

Entrenamiento personalizado para runners - Zurich Maratón Sevilla

3. Compra y usa la ropa adecuada para correr

No se necesita mucho equipo para ser un buen runner, pero hay un elemento con el que te recomiendo que no te la juegues nunca, y es tu calzado. Debes tener un par de zapatillas específicas que apoyen tu forma de correr, tu tipo de pisada y tu físico. Esto ayudará a prevenir lesiones y a correr de manera más cómoda. Una lesión durante el entrenamiento es la principal causa de que las personas no empiecen, de hecho, es lo que deja a más corredores por el camino. También puedes comprar ropa técnica, una camiseta especial para correr y pantalones cortos; estos están hechos de un material especial que absorbe la humedad del cuerpo, manteniéndolos ligeros y menos propensos a causar rozaduras. La verdad que no son elementos esenciales, pero harán que tu preparación sea más cómoda, por lo que te recomiendo la inversión. Y si no te gusta enseñar piernas, compra mallas para correr, en lugar de los pantalones cortos.

Un punto muy importante, es que te asegures de probar todo lo que te vayas a poner el día de la carrera, y que no comas nada nuevo que no hayas probado durante tu preparación. No uses nada nuevo y sin probar, ya sean las zapatillas, ropa o nutrición el mismo día de la carrera. ¡Ya es difícil correr una carrera de 42km, no le pongas más inconvenientes!

4. Empieza el plan de entrenamiento poco a poco

Bien, si has seguido los consejos hasta ahora; tienes un objetivo sobre el que correr. Te has comprado zapatillas nuevas y relucientes. Ya has practicado, has salido y has hecho una carrera de media hora. Pero al cruzar la esquina, tienes que parar, te falta el aire, jadeas, y te das cuenta de que esto va a ser más difícil de lo que creías…

No te preocupes. Si nunca has corrido antes, sal durante 20 minutos, pero corre durante 60 segundos, luego camina durante 60 segundos, corre, camina, corre, camina. Haz esto hasta que se acaben los 20 minutos. Luego, vete a casa, estira, dúchate, y disfruta de la gran sensación de haber completado una sesión de entrenamiento. Se realista, tienes que saber desde dónde empiezas y hacerlo lentamente.

  • Si sabes que puedes correr 30 minutos, empieza desde esos 30 minutos y ve añadiendo de 2 a 5 minutos cada semana a tu carrera.
  • Si nunca has corrido, empieza con la mezcla correr y caminar. Calma, caminar no es hacer trampa, estás empezando, tienes que acostumbrar a tu cuerpo, y sobretodo a tus pies.

Hacer demasiado y demasiado pronto te llevará a una lesión, frustración y un odio general a correr en lugar del reconocimiento y orgullo de lo mucho que estás mejorando.

5. Consigue ayuda y busca un entrenador

Buscar consejo y obtener un entrenamiento personal a medida te ayudará mucho. Nuestro entrenador personal para runners, ha preparado una serie de rutinas especiales, si quieres, puedes contactar con él en nuribarrios.com. Para conseguir más información y tener una mayor motivación, puedes unirte a algún grupo de corredores de tu zona y montar un equipo, con el que llevar a cabo una rutina de entrenamiento personalizada. Reserva algunas sesiones con un entrenador personal, que no sólo elaborará un plan a medida para ti, sino que también correrá contigo en algunas de tus carreras. Un plan de entrenamiento es importante – te mantendrá enfocado y tu personal trainer se asegurará de que tu progresión sea constante y controlada. También, para mayor motivación, puedes imprimir tu entrenamiento, pegar una copia en el refrigerador y marcar cada sesión completada.

Entrenador personal para maraton Sevilla

6. Únete a una comunidad de runners

¡Prepárate! Los meses de entreno duro tendrán un impacto en tu vida, pero no tiene por qué significar miseria y soledad. Como se sugirió anteriormente, únete a un club o grupo de atletismo. Alternativamente, toma la iniciativa y reúne a un grupo de amigos para una carrera. Algunas personas corren porque les encanta el aislamiento y el «tiempo para ellos mismos», pero si no lo haces, una comunidad de corredores te ayudará a conseguirlo.

7. Acepta que pueden haber tiempos difíciles, lesiones y enfermedades

Nadie, ni siquiera Mo Farah, un corredor campeón mundial pasará una temporada sin el menor (o en algunos casos mayor) hipo de lesión o enfermedad. Lo importante es incluir suficiente tiempo en tu plan de entrenamiento para permitir el tiempo de «descanso y recuperación» en caso de que te lesiones. No corras con dolor o resfriado, especialmente si estás cogido del pecho. ‘Mejor prevenir que curar! Trata de ir al fisioterapeuta para un masaje de forma regular, especialmente si comienzas a sentir que los músculos se están tensando, y sigue el consejo o tratamiento que te diga. El entrenamiento para una maratón es un esfuerzo de resistencia, no sucede de la noche a la mañana, pero tienes que escuchar a tu cuerpo; descansa lo suficiente, ten un poco más de tiempo de contingencia y disfruta de los cambios en tu físico a medida que te pones en forma y te haces más fuerte, ¡pero respeta a tu cuerpo, no lo olvides!

8. No te obsesiones

Cuando empiezas no entiendes cómo puedes obsesionarte con algo tan incómodo y duro como correr, pero tu cuerpo se acostumbra al ejercicio físico y las sesiones se hacen cada vez más llevaderas, ¡incluso empezarás a disfrutar de algunas de ellas! Intenta conseguir un equilibrio con tu entrenamiento, haz un plan de entrenamiento realista y convéncete del número de entrenamientos dentro de tu rutina. Como se mencionó anteriormente, no dejes que tu obsesión signifique que entrenas lesionado o enfermo, trata de tomar decisiones sensatas y aplica la regla del 80:20. Intenta mantenerte entrenando y con un plan de alimentación saludable el 80% del tiempo, si te pierdes el 20% no es el fin del mundo – date un respiro, no eres un atleta profesional, trabaja duro todo lo que puedas y si te «caes del tren», aprende de la experiencia y vuelve a subirte, se un corredor inteligente y decidido.

9. No te des carta blanca para comer todo lo que tengas a la vista

Una advertencia, el hecho de que corras y entrenes regularmente no significa que puedas comer mucho más. No caigas en la trampa de comer en exceso o de recompensarte con una golosina después de cada sesión de entrenamiento, puedes y podrás aumentar de peso incluso durante el entrenamiento. Aún así, elige alimentos saludables. Necesitas que te estimulen para hacer ejercicio y debes comer una pequeña cantidad de carbohidratos y proteínas en un plazo de 30 minutos después de una sesión de entrenamiento para ayudar al cuerpo a recuperarse y dejarlo listo para entrenar de nuevo, pero esto no significa que tengas que consumir grandes platos de pasta en una salsa cremosa todos los días. Vigila también tu hidratación: es esencial beber 2 litros de agua al día, de hecho,  entrenando necesitarás tomar aún más.

10. ¡Saborea el evento, y consigue el éxito de completar una maratón!

Así que has llegado a la línea de salida. Para empezar, felicítate por estar en forma y saludable. Recuérdate lo lejos que has llegado, de lo en forma y más fuerte que estás. No importa lo que suceda en esta carrera, tanto si haces tu tiempo como si no, ¡nadie puede quitarte ese cuerpo nuevo y más en forma! Durante la carrera, relájate todo lo que puedas, tómatelo con calma en la salida y mantente disciplinado en tu plan de carrera. Trata de absorber cada vista, sonido y sentimiento a medida que recorres los kilómetros. Marca mentalmente cada uno de ellos, cuenta hasta la línea de meta. Cruza esa línea con una sonrisa y una floritura, sin importar el tiempo en que pases. Ya sea eufórico o agotado, reconoce tus logros, acepta la adulación de tus amigos y luego vete a casa y reserva tu próxima carrera. Existe la depresión después de la carrera, así que tómate un descanso, regresa al punto #1 de arriba y…

¡Sigue corriendo!

¿Me haces un favor? Si te gusta ¡Compártelo en tus redes! Ayúdame a llegar a más personas compartiéndolo con tus amigos para que pueda ayudar a esas personas que lo necesitan. ¡Muchas gracias!

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on pinterest
Pinterest