mujer entrenado con entrenadora

11 RAZONES PARA CONTRATAR UN ENTRENADOR PERSONAL

Estás empezando en el gimnasio, llevas 3 meses y estás desmotivado o no ves resultados con la rutina de ejercicios que estás siguiendo. Tener un entrenador personal es la solución.

Hay varias razones por las que la gente tiene personal trainers. Algunos quieren un programa individualizado para perder peso o ponerse en forma, mientras que otros simplemente necesitan tener una persona que les guíen en sus entrenamientos y les motive. Sea cual sea tu objetivo, un entrenador personal es justo lo que necesitas para alcanzar finalmente tus objetivos de acondicionamiento físico y pérdida de peso. Comprueba si estas 11 razones para conseguir un entrenador personal te afectan.

1. No estás viendo resultados

Si has estado haciendo ejercicio consistentemente durante varias semanas o meses y no está perdiendo peso o alcanzando tus metas, contratarnos como tu entrenador es la opción que te falta.
Aquí están algunas de las cosas que un buen entrenador debe hacer:

  • Evaluar tu programa actual para buscar maneras de cambiar o ajustar tus entrenamientos para hacerlos más eficientes y efectivos.
  • Empujarte y animarte con fuerzas: A menudo la gente no ve resultados porque no están trabajando tan duro como podrían. Es fácil holgazanear cuando estás solo, pero tener a alguien que te desafía y te marca nuevos retos marca una diferencia en la escala.
  • Examinar tus metas: Él o ella también puede ayudarle a determinar si sus metas son realistas y cuáles debería marcarse progresivamente.
  • Hacerte responsable: Él/ella trabajará contigo para establecer metas semanales y revisarlas regularmente para ver cómo te va, haciendo que no puedas fallar con la programación porque tendrás que responder llegado el día dando el resultado esperado.
  • Ayudarte a mantenerte con la motivación alta para hacer ejercicio: Saber que tienes una cita con un profesional puede ayudarte a mantenerte en el buen camino durante la semana.
  • Enseñarte a levantar las pesas y a hacer otros muchos ejercicios: Con demasiada frecuencia, las personas se centran en el ejercicio cardiovascular para perder peso, pero eso es un fallo, se necesitan otros tipos de entrenamiento, como el entrenamiento de fuerza. Estas son cosas que un entrenador le enseñará a hacer de la manera correcta.

Puede que incluso te des cuenta de que está obteniendo resultados, pero no de la manera que esperabas, algo que un preparador físico puede ver con más claridad desde fuera.
A veces sólo se necesitan unas pocas semanas para obtener nuevas ideas para los ejercicios y entrenamientos.

2. No sabes por dónde empezar

Si eres nuevo en el ejercicio, te darás cuenta de lo complejo que es y que no nacemos con los conocimiento necesarios para saber cómo hacerlo y hacerlo bien. Cuando te enfrentas a la tarea de establecer un programa de ejercicios completo, seguramente te sentirás tan abrumado que no harás nada.
Los entrenadores personales saben todo lo que se incluye en un programa completo: cardio, entrenamiento con pesas, entrenamiento de flexibilidad, coordinación, entrenamiento funcional, etc. Y luego están todos los elementos que tienes que averiguar, desde qué actividades hacer, hasta cómo encajar todo esto en un horario muy ocupado.
Si no sabes de lo que estás haciendo, un entrenador puede ayudarte:

  • Averigua cuáles son las actividades adecuadas para ti: Tal vez ni siquiera sabes lo que funcionaría para tu cuerpo, ni el horario que te puede venir bien, ni tienes un equipo de entrenamiento disponible. Un preparador personal te dice las actividades que se ajusten a todas estas áreas y más.
  • Armar un programa personalizado, razonable y con sentido: Un entrenador te guía exactamente para saber cómo comenzar, y cuánto ejercicio puedes y debes hacer.
  • Ayudarte con lo básico: Los entrenamientos que haces se basan en el principio F.I.T.T.T., lo que significa que tú eliges la frecuencia, intensidad, tiempo y tipo de entrenamiento que estás haciendo y manipulas esos elementos con el tiempo. Un entrenador puede ayudarte a manejar todos estos puntos, mostrándote cómo hacerlo:
    • Averiguará qué tan difícil te resulta trabajar durante el ejercicio y cómo monitorear tu intensidad
    • En el entrenamiento con pesas, él o ella elegirá los ejercicios, pesas, repeticiones y sets que mejor se adaptan a tu objetivo
    • Utiliza diferentes herramientas como un monitor de frecuencia cardíaca o un rastreador de actividad para mejorar sus entrenamientos
  • Ayudarte con tu horario: A menudo es esto lo que más confunde. Tu personal trainer se sienta contigo y te ayuda a revisar tu calendario y determinar cuándo puedes hacer ejercicio y qué harás en esos días en que no estés entrenando presencialmente con él.
  • Ayudarte a maximizar tu tiempo mientras lo mantienes dentro de tus propios límites para que no se exceda.

3. Estás aburrido de los mismos y viejos entrenamientos

Si eres un deportista experimentado, tal vez no has considerado entrenar con un entrenador personal. Sin embargo, es una gran opción si necesitas variedad en tus entrenamientos. Es fácil caer en una monótona rutina de ejercicios, haciendo los mismos ejercicios una y otra vez.
No sólo es aburrido, sino que también puede llevar a mesetas de pérdida de peso, lesiones por uso excesivo y agotamiento.
Esto es lo que un entrenador hace por ti:

  • Aporta una nueva perspectiva a tus entrenamientos: Un entrenador se acerca a esto con un ojo objetivo y ve cosas sobre tu programa o entrenamientos de inmediato que pueden hacerlos más interesantes y divertidos.
  • Trae nuevas ideas: Los entrenadores tienen experiencia en todo tipo de entrenamientos como:
    • Entrenamiento en circuito
    • Entrenamiento con intervalos de alta intensidad, como el entrenamiento con Tabata – HIIT.
    • Usando diferentes métodos de entrenamiento de fuerza como superseries, entrenamientos en pirámide y demás.
  • Ayudarte a descubrir nuevos equipos: Hay nuevos equipos que salen todo el tiempo como el Kamagon Ball que está lleno de agua para desafiar tu cuerpo de una manera diferente.
  • Ayudarte a establecer nuevas y más desafiantes metas
  • Empujarte más fuerte de lo que te empujas tú mismo

Un entrenador puede aportar una perspectiva fresca y nuevas ideas para desafiar tanto tu cuerpo como tu mente. Aunque sólo hagas unas cuantas sesiones o te reúnas cada pocas semanas, te resultará refrescante tener nuevos entrenamientos y nuevos juguetes de ejercicio con los que entrenar.

4. Necesitas ser desafiado

Si sientes que estás atascado o que estás listo para llevar tu entrenamiento al siguiente nivel, un entrenador personal experimentado idea nuevas formas para desafiarte a ti mismo.
Un entrenador podrá:

  • Ayudarte a desafiar tus límites: Una forma de pasar por encima de las mesetas, por ejemplo, es hacer pesas máximas. Un entrenador puede ayudarte a elegir las pesas correctas y a identificarte para los ejercicios más desafiantes.
  • Entrenar contigo: Otra opción que puedes tener es que el entrenador participe en el entrenamiento contigo, añadiendo un elemento competitivo a tus entrenamientos y pudiendo hacer ejercicios en pareja más divertidos y motivantes.
  • Ayudarte a encontrar eventos competitivos y entrenar para ello: Tal vez quieras correr una carrera o hacer una de esas carreras locas como la Tough Mudder o la Spartan Race, donde corres a través de una carrera de obstáculos, o algún otro evento local donde tienes que cavar profundo para encontrar tu fuerza.

Encontrarás que es muy difícil holgazanear con un entrenador personal a tu lado, diciéndote que sólo hagas una y otra repetición y cojas un poco más de peso. Puedes incluso encontrar fuerzas ocultas que nunca supiste que tenías, lo que puede motivarte aún más.

5. Quieres aprender a hacer ejercicio por tu cuenta

Incluso si tu objetivo es crear tus propios entrenamientos y ejercicio por ti mismo, contratar a un entrenador para unas cuantas sesiones puede ser un gran beneficio para aprender la forma correcta de hacer ejercicio. Esto es especialmente cierto si eres nuevo en el entrenamiento de fuerza o entrenamiento funcional y necesitas practicar los ejercicios.
En este caso, aquí hay algunas cosas que un entrenador puede hacer por ti:

  • Enseñarte a cerca de los músculos de tu cuerpo y cómo funcionan: Esto es esencial si vas a hacer ejercicio en casa o en el gimnasio por tu cuenta.
  • Mostrarte ejercicios que trabajen esos músculos: Este conocimiento es oro, especialmente para el que hace ejercicio en casa. Conocer una variedad de ejercicios le permite crear sus propios entrenamientos cuando esté listo para un cambio y variarlos para poder divertirse sin estancarse ni entrar en monotonía.
  • Te enseñará a hacer pesas: Con qué frecuencia levantar pesas y cómo elegirlas, las series, los descansos y las repeticiones. Es posible que él o ella pueda crear una variedad de ejercicios para que continúes haciendo cuando estés listo para empezar por tu cuenta.
  • Enseñarte la técnica y postura corporal correctas: Para sacar el máximo provecho de tus entrenamientos y evitar lesiones, necesitas hacer cada ejercicio de una cierta manera. Un entrenador puede ofrecerte pistas para ayudarte a poner tu cuerpo en la posición correcta para que hagas los movimientos correctamente.
  • Ser un recurso disponible: Incluso si dejas de entrenar, puedes contar todavía con él/ella como recurso. La mayoría de los entrenadores están de acuerdo en que te pongas en contacto con ellos de vez en cuando para pedirles consejos, y también, siempre puedes volver al entrenamiento en cualquier momento cuando lo necesites.

6. Necesitas responsabilidad y motivación

La motivación viene de todo tipo de lugares, tanto interna como externamente. Puedes tener alguna razón intrínseca para hacer ejercicio, como querer estar más saludable o dejar de tomar tu medicamento para la presión arterial alta.
Pero también necesitas motivadores intrínsecos para seguir haciendo ejercicio, como querer perder peso para lucir mejor en traje de baño o para la reunión de la escuela secundaria. Un entrenador personal puede convertirse en ese motivador externo que te falta.
Al contratar a un entrenador estás creando motivación en una variedad de formas, como por ejemplo:

  • Económicamente: Estás invirtiendo dinero para alcanzar tus metas, así que sólo presentarte a tus sesiones para que no pierdas ese dinero puede ser suficiente para mantenerlo en marcha.
  • Con tu tiempo: No sólo estás invirtiendo dinero, también está invirtiendo tu valioso tiempo, un recurso precioso que todos queremos proteger y una vez se gasta, no se recupera. Esto puede y debe aumentar tu motivación para hacer ejercicio físico.
  • Con la cita permanente: No hay nada como una cita regular establecida para ponerte en marcha y prepararte a hacer ejercicio. No querrás decepcionar al entrenador y mucho menos a ti mismo.
  • Rindiendo cuentas: Sabes que tu entrenador probablemente te preguntará acerca de tu semana. Él /ella querrá saber si hiciste tus ejercicios y tu programación, y cómo te va con tu dieta o plan nutricional personalizado. Saber esto puede hacer que sea más difícil saltarte tus entrenamientos.

7. Tienes una enfermedad, lesión o condición específica

Si tienes alguna lesión o condición específica, tu médico puede querer que hagas ejercicio. Pero, ¿cómo lo haces si tienes dolor o tienes que trabajar alrededor de una lesión?
Ahí es donde entra en juego un entrenador experimentado y profesional. Los preparadores físicos trabajan con todo tipo de personas y muchos de ellos pueden tener especialidades que les permiten trabajar con clientes con necesidades especiales.
Algunas cosas en las que tu entrenador puede ayudarte:

  • Hacer ejercicio con artritis
  • Ejercicio con enfermedad cardíaca
  • Hacer ejercicio con diabetes
  • Lidiando con lesiones viejas o crónicas
  • Ayudar a superar el dolor de espalda o cuello
  • Ayudar a aumentar el equilibrio, la fuerza central y la estabilidad si has tenido una caída o necesitas trabajar en esas áreas
  • Ayudarte a idear un plan si estás embarazada, deseas quedar embarazada o ya has dado a luz
  • Crear un programa que trabaje en las áreas que necesitas sin volver a lesionarte u otros problemas
  • Recuperarte y rehabilitarte de lesiones

Y aquí alguna cosas en las que pensar antes de tomar este camino:

  • Siempre tienes que hablas con tu médico primero y obtener autorización para hacer ejercicio físico. Si tienes una condición especial, tu entrenador puede requerirlo antes de que él o ella te entrene.
  • Trabaja con tu fisioterapeuta, si tiene uno. Es posible que tu entrenador quiera ponerse en contacto con tu fisioterapeuta para averiguar qué ejercicios debe o no debe hacer. Sino dispones de uno, tu preparador podrá proporcionarte uno para que te evalúe y le informe.
  • Asegúrate de que tu entrenador personal tenga experiencia con tu condición. Pregúntale sobre las clases, certificaciones o experiencias para asegurarte de que el entrenador sepa lo que está haciendo.

8. Estás entrenando para un deporte o evento deportivo

Un entrenador personal experimentado puede ser de gran ayuda si te dedicas a un deporte específico o si estás entrenando para un evento deportivo próximo.
Ya sea que seas golfista, o uno de nuestros corredores o ciclista, es probable que haya un entrenador que pueda ayudarte a mejorar tu juego.
Sólo asegúrate de que él/ella tenga una educación o experiencia específica en algo como el acondicionamiento deportivo u otro campo relacionado.

  • Piensa en los entrenamientos correctos: Un entrenador de acondicionamiento deportivo sabe qué ejercicios necesitas hacer para, por ejemplo, el golf o el baloncesto. El preparador puede inventar ejercicios para fortalecer las áreas en las que necesitas trabajar, evitando al mismo tiempo excederte.
  • Elabora un buen programa de entrenamiento: El entrenamiento es más que sólo entrenamientos y entrenar. También se trata de tener la cantidad adecuada de tiempo de recuperación. Un entrenador puede ayudarte a crear un horario que te permita sacar el máximo provecho de tu cuerpo mientras te permite sanar y recuperarte.
  • Ayuda para evitar lesiones: Una preocupación principal con los deportes es que hacer los mismos movimientos una y otra vez puede causar una lesión por uso excesivo y descompensaciones musculares. Un entrenador te ayuda con el crosstraining o crossfit para que trabajes otros músculos de tu cuerpo, permitiendo que los otros músculos descansen o trabajen de forma diferente.

9. Quieres supervisión, compañía y apoyo durante los entrenamientos

Algunas personas saben cómo hacer ejercicio e incluso saben cómo hacer los ejercicios correctamente, pero les gusta tener un entrenador para que les brinde apoyo y supervisión, y para no tener que andar pensando qué hacer ni programándose el entrenamiento.

El entrenador es bueno en esta situación para:

  • Observándote mientras entrenas: Si estás levantando pesas muy pesadas, un entrenador te ayuda a mantenerte seguro y también te puede ayudar a colocar las pesas.
  • Manteniéndote a raya: Si sabes que tiendes a aflojar por tu cuenta, un entrenador automáticamente te hace trabajar más duro, primero porque sabes que él o ella está ahí mismo observando y porque además estará animándote y tirando de ti para que des cada vez un poquito más.
  • Haciéndote hacer ejercicio: Tal vez te resulte difícil hacer ejercicio por tu cuenta, pero el hecho de que alguien aparezca en tu puerta te obligue a salir y hacer algo.
  • Siendo un compañero de ejercicios: Puede que quieras algo más que alguien que te diga lo que tienes que hacer. Tal vez alguien que no sólo te guíe a través de los entrenamientos, sino que también haga cosas contigo para que no estés haciendo ejercicio sólo ni por tu cuenta.

10. Quieres hacer ejercicio en casa

Si te gustaría hacer ejercicio en casa pero no tienes mucho equipo ni material de entrenamiento, o no estás seguro de cómo usar lo que tienes, el entrenamiento personal en casa es una excelente opción.

Busca entrenadores en tu área que ofrezcan esa opción y experimentarás muchos beneficios como:

  • Conveniencia: No tienes que hacer las maletas ni ir al gimnasio. El entrenador viene a ti en el momento que mejor te venga.
  • Privacidad: No todo el mundo quiere hacer ejercicio delante de la gente en el gimnasio. Hacer ejercicio en tu propio espacio o zona de confort, puede ser más cómodo y puede hacer que te sientas menos cohibido. Tenemos un servicio de Personal trainer VIP.
  • Aprender a hacer ejercicio en casa: La mayoría de nosotros tenemos cosas como bandas de resistencia, una esterilla, mancuernas y una pelota de ejercicio, pero es posible que no tengas ni idea de cómo usarlas en tu casa. Un buen entrenador te mostrará cómo usar esas herramientas, así como otras en las que ni haya pensado: las escaleras, tu sofá, una silla o incluso platos de papel.
  • Variedad: Un entrenador también puede cambiar tus entrenamientos tan a menudo como quieras para que nunca te aburras.
  • Ideas de equipos y materiales de entrenamiento: Él o ella llevará el equipo de entrenamiento, pero también podrá darte recomendaciones sobre el material que le ayudará a alcanzar tus metas.

11. Qué buscar en un entrenador personal

La mayoría de los gimnasios cuentan con entrenadores personales y ofrecen paquetes atractivos para el entrenamiento personal. También puedes buscar en google para encontrar entrenadores en tu área, nosotros somos los entrenadores de referencia en Sevilla. El precio variará dependiendo del lugar donde vivas, de la experiencia y educación de tu entrenador, y otros factores. Típicamente, el precio será desde 15€ a 200€ (incluso más) por sesión presencial. Busca estas credenciales y cualidades:

  • Calificaciones y certificación: Un entrenador personal debería estar certificado a través de una organización de entrenamiento personal de buena reputación, como INEF, TAFAD, CAFYD o NSCA, u otras. Tu entrenador debe tener una certificación actualizada en RCP y/o primeros auxilios.
  • Experiencia: Asegúrate de que tu entrenador tenga experiencia, especialmente en relación con tus objetivos. Por ejemplo, si eres un culturista, necesitas a alguien con conocimientos en esa área.
  • Específicos: Si tienes un problema médico específico, lesión o condición (como estar embarazada, dificultad para quedar embarazada, problemas cardíacos, diabetes, etc.) asegúrate de que tu entrenador tenga educación en estas áreas y que trabajará con tu médico.
  • Un buen oyente: Un buen entrenador escuchará atentamente lo que le cuentes y digas, y se asegurará de que entiende tus objetivos.
  • Atención: Un buen entrenador se centrará única y exclusivamente en ti durante tus sesiones.
  • Rastreando el progreso: Un buen preparador evaluará regularmente tu progreso y cambiará las cosas si es necesario.

Cómo es una sesión de entrenamiento personal

Cada sesión suele durar aproximadamente una hora. La primera reunión se dedica a evaluar el nivel de condición física, las medidas corporales, el ejercicio, el historial de salud y los objetivos. Prepárate para subir a la báscula, someterte a una prueba de grasa corporal y responder a preguntas específicas sobre tus objetivos y tus hábitos de vida. Después de esto, pasarás cada sesión haciendo ejercicios cardiovasculares, entrenamiento con pesas, flexibilidad, entrenamiento funcional, HIIT y/u otras actividades dependiendo de cuáles sean tus objetivos. Tu entrenador te mostrará cómo hacer los ejercicios, te ayudará a calcular cuánto peso usar y te dará consejos para sacar el máximo provecho de cada sesión y cada ejercicio.
Tu entrenador debe proporcionarte rutinas de entrenamiento, hacer un seguimiento de tu progreso, controlar el cumplimiento de la programación y modificar tus entrenamientos según sea necesario para ayudarte a alcanzar tus metas.

¿Me haces un favor? Si te gusta ¡Compártelo en tus redes! Ayúdame a llegar a más personas compartiéndolo con tus amigos para que pueda ayudar a esas personas que lo necesitan. ¡Muchas gracias!

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on pinterest
Pinterest